Demo Online

Lo probaré 15 días totalmente gratis.

Prueba Gratis

Lo probaré 15 días totalmente gratis. 

Contratar

Ya estoy listo, quiero contratarlo. 

Firma de Contratos con Tableta, ¿100% legal?

 

Actualmente podemos observar cómo en lugares como entidades bancarias, grandes almacenes o supermercados, han sustituído la firma manuscrita a la hora de realizar alguna gestión o compra, por la firma en tabletas que simulan la firma propia. La firma en tableta se enmarca dentro de una de las clases de firma electrónica que establece la Ley 59/2003 de firma electrónica, concretamente dentro de la firma electrónica simple. Pero que  la firma en tableta sea considerada firma electrónica no es lo mismo que ésta sea reconocida.

Para hacer memoria, la Ley 59/2003 de firma electrónica contempla tres tipos de firma electrónica:

  • Firma electrónica: Es el conjunto de datos en forma electrónica, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medio de identificación del firmante.
  • Firma electrónica avanzada: Es la firma electrónica que permite identificar al firmante y detectar cualquier cambio posterior de los datos firmados, que está vinculada al firmante de manera única y a los datos a que se refiere y que ha sido creada por medios que el firmante puede mantener bajo su exclusivo control.
  • Firma electrónica reconocida: Es la firma electrónica avanzada basada en un certificado reconocido y generada mediante un dispositivo seguro de creación de firma.

Teniendo en cuenta lo anterior, la firma en tableta de un establecimiento sólo puede llegar a considerarse unicamente dentro de la firma simple ya que el medio a través del que se realiza la firma, en este caso la tableta, no está exclusivamente bajo del control del firmante. Es por esto que la firma de contratos tanto mercantiles como laborales carece de valor legal ante futuras reclamaciones.

 

firmatableta

 

¿Qué dice la legislación vigente?

Actualmente, la legislación española en esta materia sólo otorga valor probatorio legal a los documentos que son firmados mediante la firma electrónica reconocida. Podemos observar claramente en el punto 4 del Artículo 3º de la ley de firma electrónica actualmente en vigor (59/2003) que:

 

[...] La firma electrónica reconocida tendrá respecto de los datos consignados en forma electrónica el mismo valor que la firma manuscrita en relación con los consignados en papel [...]

Además también nombra en su punto 3.9  [...] No se negarán efectos jurídicos a una firma electrónica que no reúna los requisitos de firma electrónica reconocida en relación a los datos a los que esté asociada por el mero hecho de presentarse en forma electrónica [...]

 

Para complementar esto, aqui os dejamos un enlace a un artículo de publicado por inspectores de trabajo de la Seguridad Social para Lexnova.

Como podemos ver, la ley señala de manera clara a la firma electrónica "reconocida" como único medio de firma electrónica a la que otorga idéntico valor legal que al documento físico firmado con firma manuscrita. Es decir, en caso de un hipotético juicio, este tipo de firma es el único que sería considerado de manera similar a la firma manuscrita por un juez. En España, para que esto sea así se han de utilizar dos tipos de certificados reconocidos por la ley: el DNI electrónico o un Certificado emitido por la una entidad  certificadora acreditada y reconocida como, por ejemplo, la  Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. 

En relación a la Unión Europea, tanto la Directiva vigente como el nuevo Reglamento que saldrá previsiblemente en el mes de Julio, considera que aquella firma electrónica realizada con un certificado reconocido de un país miembro, debe ser reconocido jurídicamente equivalente a otro expedido en otro país de la  UE.

Una vez analizada la legislación vigente, tanto española como de la Unión Europea, podemos considerar que ni la firma electrónica simple ni la avanzada otorgan la misma validez legal a un documento electrónico como a un documento físico, lo que puede derivar en distintos problemas de reconocimento de las cláusulas presentes en el documento si se realiza algún tipo de reclamación legal. No sólo se trata de un problema en la acreditación de la identidad, sino también de otro tipo de problemas en cuanto al control de los datos, si nos referimos a la firma electrónica simple. Existe un ejemplo en relación a la firma en tableta que recoge la web www.ayudaleyprotecciondatos.es y que demuestra alguno de estos problemas que puede suponer su uso. En uno de sus artículos, se publica el caso de una persona que había realizado una compra en un establecimiento comercial con su tarjeta de crédito y la firma fue realizada en una tableta. Una vez efectuada la transacción, el cliente realizó una reclamación por uso indebido de sus datos, que llevó a un juez a condenar a esta cadena comercial a pagar una importante suma por infringir la Ley de Protección de Datos. Podéis leer el artículo completo en este enlace.

firmareconocida
¿Por qué usar entonces firma electrónica reconocida?


Desde SMVeritas.com recomendamos el uso de la firma electrónica reconocida, ya que es la única que te proporciona una equivalencia jurídica a la firma manuscrita y que puede evitar problemas a la hora de realizar alguna clase de reclamación legal. Así lo dice la Ley 59/2003 de firma electrónica en su artículo 3.4 (que hemos mencionado anteriormente)

Además, ya en el marco de la UE, en la Directiva 1999/93/CE del Parlamento Europeo que todavía sigue vigente, en su Artículo 5.1. se dice que: "Los Estados miembros procurarán que la firma electrónica avanzada basada en un certificado reconocido y creada por un dispositivo seguro de creación de firma satisfaga el requisito jurídico de una firma en relación con los datos en forma electrónica del mismo modo que una firma manuscrita satisface dichos requisitos en relación con los datos en papel; y sea admisible como prueba en procedimientos judiciales". En esta normativa se habla de firma avanzada referida a la reconocida, ya que como hemos remarcado debe estar basada en un certificado reconocido, lo mismo que incluye la legislación española.

Por último, si nos centramos en el nuevo Reglamento de Identificación Electrónica y otros servicios de confianza que está a punto de aprobar la Comisión Europea, este artículo es ampliado y pasa a ser el Artículo 20 de dicho reglamento, que dice en sus puntos 1, 2 y 3:

 

  • Art. 20.1: No se denegarán los efectos jurídicos y la admisibilidad como prueba en procedimientos judiciales de una firma electrónica por el mero hecho de ser una firma electrónica.
  • Art. 20.2: Una firma electrónica cualificada tendrá un efecto jurídico equivalente al de una firma manuscrita.
  • Art. 20.3: Las firmas electrónicas cualificadas serán reconocidas y aceptadas en todos los Estados miembros.


En este Reglamento el término Firma Electrónica Cualificada equivale a la Firma Electrónica Reconocida de la legislación española, por lo que este artículo vuelve a remarcar la validez legal total de este tipo de firma en los Estados miembro de la Unión Europea.


SMVeritas.com es una plataforma que se ajusta a la legislación vigente en esta materia y permite a sus usuarios la firma de contratos a través de una pasarela online, utilizando únicamente la firma electrónica reconocida.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política